Entre las exportaciones agrícolas peruanas, las frutas tropicales ocupan un lugar muy importante. Una de las frutas más demandadas en el exterior es el maracuyá, que Perú exporta a varios países, como Estados Unidos y Países Bajos. Sin embargo, destinos cercanos como Brasil y México también están empezando a ser considerados como potenciales importadores de este delicioso manjar. Así lo señaló Renzo Gómez, representante de la asociación de exportadores peruanos.

Gómez dijo que es necesario buscar mercados alternativos, para que la producción y comercialización del maracuyá alcance niveles más altos. Aunque Brasil y México son grandes productores de maracuyá, consumen toda su producción, y más bien necesitan importar.

Indicó que las principales empresas productoras de fruta en el país han decidido impulsar la calidad del maracuyá que se cosecha en el Perú, para hacerlo más competitivo en los mercados extranjeros. En ese sentido, se deberá informar adecuadamente a los agricultores acerca de los procedimientos a seguir para cultivar una fruta de mejor calidad, mejorando la genética, la limpieza y el rendimiento de las plantas.

Los productores también deberán esforzarse por diferenciar el maracuyá peruano del que se produce en otros países competidores de la región, para generar una marca con rasgos propios y así destacarse en los mercados de destino.

Durante el año 2017, los productores del Perú generaron ingresos de 46 millones de dólares estadounidenses por concepto de exportación del maracuyá. Esta cifra representó una disminución del 12% con respecto a los ingresos percibidos durante el período anterior. La mitad de la producción de maracuyá en el Perú se concentra en los departamentos de Áncash y La Libertad, al norte del país.

Perú es el séptimo mayor productor de maracuyá del mundo, y este rubro representa el 60% del total de pulpa de fruta exportada por el país. El 90% del maracuyá es exportado en forma de jugo y concentrado.